Si alguna vez has pensado en contratar un despacho de abogados en Parla, nos gustaría explicarte en qué deberías basarte a la hora de elegir un abogado y qué cualidades ha de tener para ser un buen profesional.

La primera característica es imprescindible: que el abogado conozca la deontología profesional jurídica y respete todos sus códigos. Recordemos que la deontología es la ética de la profesión y un buen profesional ha de conocerlo, respetarlo e insistir en que sus compañeros lo sigan también. Ha de respetar al cliente, a su igual y a la autoridad jurídica, protegiendo siempre los intereses del cliente.

La segunda cualidad es menos técnica pero no por ello menos importante: que sea organizado y que tenga gran capacidad de trabajo. En el mundo de la abogacía la competencia es feroz y un buen despacho de abogados en Parla ha de tener un fichero digital con todos los representados (datos, casos, protagonistas, notas a tener en cuenta, cuentas) para localizar rápidamente el problema en caso de cualquier imprevisto. Por otra parte, que sea organizado no significa que el trato tenga que dejar de ser personal. Un buen abogado ha de recordar siempre al cliente y su caso, atendiendo sus necesidades.

Finalmente, un profesional ha de poseer paciencia y tener capacidad de réplica y reacción ante imprevistos. Un letrado ha de manejar el arte de la persuasión y el diálogo para convencer a su oponente y a los jurados, además de ser ágil y tener los reflejos necesarios para contrarrestar problemas. Pero lo más importante de todo: ha de negociar bien. En el caso de divorcios, es muy común que los procesos se alarguen mucho tiempo sin llegar a ninguna conclusión, lo que genera un desgaste tanto en el cliente como en el caso.

En Del Pozo Herrera Abogados ostentamos estas cualidades y te atenderemos encantados.